Experiencias de Teatro Dripy en la escuela especial ¨Marta Abreu¨

Desde que comencé a dedicarme profesionalmente al arte siempre he tenido preguntas que me atormentan: ¿Puedo llamarle trabajo a esto que hago? ¿Sirve para algo esto que hago? ¿Alguien saca provecho de mi quehacer? ¿Es importante lo que hago? ¿Debería seguir haciéndolo? ¿Alguien esperaba más de mí? y muchas otras que engrosarían un cuestionario de varios volúmenes.
Por suerte crecí entre artistas, entre personas comprometidas con su labor (para no decirle trabajo). Veía a mis padres, sobre todo a mi madre trabajar compartir con los más necesitados, con niños débiles visuales, con niños de retardo en el aprendizaje u otros con distintas discapacidades. Nunca los trató diferentes y sus logros muchas veces estaban por encima de aquellos que asistían a escuelas regulares. Creo que esa fue una de las mejores enseñanzas que tuve y siempre he tratado que Dripy no se aleje de esa órbita.
Hoy tuve la suerte y dicha inmensa de regresar a la escuela especial Marta Abreu de Santa Clara acompañando a Elena Hernández (Elenita) en un espectáculo de variedades titulado ¨Con pocas palabras¨. Este es un centro recién inaugurado que agrupa a niños con distintos tipos de discapacidades y abarca las provincias Villa Clara, Cienfuegos, Sancti Spiritus, Ciego de Ávila y Camagüey.
Sabía que la función sería muy buena y que llenaríamos de sueños y risas el pequeño espacio que hace de sala teatro en ese centro. Fue nuevamente placentero compartir con un público tan hermoso, escucharlos hablar, cantar, ser ellos los protagonistas. Ya no eran para mí rostros desconocidos, pues hace un mes estuvimos con el unipersonal ¨Con una historia entre manos¨ a cargo de Ana Sánchez (Anita), así que muchos niños me conocían, me saludaban y me ponían al día de todas las propuestas culturales que han tenido cada fin de semana.
Hoy me siento dichoso, no sé si puedo responder a tantas preguntas que llevo años haciéndome, pero si estoy seguro que voy a seguir haciendo lo que hago que no sé si llamarle trabajo. Momentos como el de esta mañana, merecen la pena ser vividos con cierta frecuencia, me siento pleno, rejuvenecido y con ganas de seguir creando.

(Tomado del perfil de Facebook del Director del grupo Teatro Dripy. Wilfredo Rodríguez Álvarez)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.